Seleccionar página

Cerrajeros Urgentes
Realizar un cambio es absolutamente bueno para tu vida, no obstante, también lo es para tu hogar. En este sentido, cuando se trata de tu seguridad los cambios son realmente extraordinarios, y es por ello que algunas veces optamos por cambiar las cerraduras de nuestras puertas. Se trata de una tarea que bastante sencillos y solamente tomará un par de minutos por supuesto deberás contar con las herramientas adecuadas y con un poco de paciencia así como determinación para seguir las instrucciones de manera adecuada para que puedas lograr el cambio satisfactoriamente.
Pasos para cambiar la cerradura de tu puerta
A continuación se mostrará todo lo que se necesita para que puedas cambiar la cerradura de tu puerta sin problemas.
El primer paso consiste en determinar la marca de tu cerradura. Para ello bastará con que observes en el pestillo la marca impresa, aunque también lo puedes hacer mirando la llave. En este sentido, no se necesita reemplazar esta cerradura por una exactamente igual, sin embargo, el hecho de conocer la marca no indicará el estilo, las características muchos otros patrones que nos podrá ayudar para que la nueva cerradura se ajuste y funcione adecuadamente, siendo compatible con la puerta. Esto se debe a que en ocasiones las cerraduras son incompatibles y entonces se deben realizar ciertas modificaciones en la puerta.
El segundo paso consiste en medir el tamaño de la perilla en la puerta. Esto se hace debido a que existen ciertos modelos de cerraduras cuyas perillas son más grandes que otras, generalmente esto difiere dependiendo del tipo de cerraduras, es decir, si es para interiores o exteriores. Bastará con que hagas uso de una cinta de medir y lo coloques en el borde del pestillo de la puerta, hasta el centro del cerrojo. Con ello tendrás la certeza de que al adquirir la cerradura nueva esta será compatible respecto al pestillo.
Posteriormente procederá a retirar la perilla interior. Para ello deberás hacer uso de huevo de destornillador en los cuales se encargan de sostener la perilla en su lugar. Cabe destacar, que la perilla debe salir fácilmente, dejando sólo una cubierta que decorativa también conocida como embellecedor. Es importante tener en cuenta que se debe poder acceder a los resortes de la perilla antes de poder quitar la cubierta, sin embargo de no ser así entonces deberás retirar la cubierta primeramente antes de poder quitar la perilla.
Posterior a ello deberás quitar la cubierta interior decorativa. Para lo anterior se deben ubicar los tornillos de la tapa aunque estos pueden o no ser visibles, en este sentido, si son visibles solamente deberás quitarlos con un destornillador. De no ser así, entonces deberá retirar el embellecedor para poder ubicar los tornillos ocultos, por otra parte, muchas veces en el borde se encuentra un agujero que contiene un tornillo Allen el cual deberá ser retirado.
Se procederá a retirar todas las secciones de la cerradura. Una vez hecho esto se deberá estar atentos a todos los tornillos que sujetan la sección completa de la cerradura, una vez que estos han retirado se procederá a halar la perilla de la puerta, teniendo el cuidado de no permitir que la puerta se cierra ya que de ser así tendrás que insertar nuevamente la perilla.
Por último retirarás la cerradura vieja y procederás a colocar las piezas nuevas en su lugar, siguiendo los mismos pasos anteriores para de manera invertida y conseguirás con ello tener tu puerta funcionando nuevamente con tu nueva cerradura. Por otro lado, habrás aprendido algo nuevo, ahorrándole a tu bolsillo un gasto innecesario.

[Total:0    Promedio:0/5]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies